No es ningún secreto que el streamer Ninja tiene la capacidad de mover a una ingente masa de jugadores hacia nuevos lanzamientos o productos que decidan promocionarse en sus emisiones en Twitch, por lo que resulta comprensible que EA acudiera a él de cara al estreno de Apex Legends.

 

Según Reuters la compañía habría pagado un millón de dólares al jugador para que promocionara el videojuego de Respawn Entertainment en sus emisiones y en sus redes sociales. No habría sido el único contratado para esta campaña publicitaria, pero sin duda sí el mejor pagado dado el alcance que tiene su trabajo.

Dado que Ninja es principalmente conocido por la cantidad de horas que dedica a jugar a Fortnite en directo y la habilidad que ha demostrado en el juego de Epic Games (no en vano ha competido en videojuegos multijugador durante años) es evidente que su canal era el lugar indicado para promocionar el estreno de un nuevo battle royale.

Este millón de dólares, aunque suene muy extremo para una campaña de un día de promoción, realmente es una cantidad ínfima de los beneficios que se estima ha conseguido EA con la nueva IP gratuita de los creadores de Titanfall. Además la inversión publicitaría habría ido mucho más allá de Ninja con otros muchos influencers implicados.