Jugar a Marvel’s Iron Man VR es un poco como ser Stark en la primera película de Iron Man en el UCM. Cuando aprendimos a coger velocidad con nuestros repulsores y como arquear nuestra trayectoria en el aire, nos pasamos de largo en nuestro punto de aterrizaje de una forma vergonzosa varias veces, al tratar de ir en la dirección equivocada varias veces, chocando contra muros, por suerte, sin que Tony sufriera ninguna lesión por el camino.

Tras los primeros minutos de aprendizaje, nos sentimos cómodos con la curiosa jugabilidad del juego de Camouflaj. Y aunque aún no nos hemos ganado un sitio entre los Vengadores, la gran libertad que tenemos al volar en Marvel’s Iron Man te hace sentir casi como se sentiría Stark.

Ahora vamos a explicaros como funciona Marvel’s Iron Man – no es un juego sobre raíles, aunque hay que disparar. Controlas a Iron Man en vuelo copiando los movimientos de sus manos con tus mandos de PlayStation Move. Ponlos en paralelo al suelo y actuarán como palmas abiertas para subir hacia arriba, y poniéndolos perpendiculares te permitirán ir hacia delante. Puedes controlar cada mano de forma independiente, por lo que puedes mantenerte en el aire con una mano mientras te cargas robots con la otra. Tony También tiene un efectivo ataque con el puño que no solo funciona como habilidad cuerpo a cuerpo, sino que también te propulsa hacia delante rápidamente, lo que lo convierte en una efectiva maniobra de esquiva.

Dominar estos movimientos requiere de cierto tiempo – y si solo pasas cinco minutos con Iron Man, es posible que no quedes muy satisfecho. Pero en nuestra demo de 20 minutos, con una zona de aprendizaje cercana a la mansión costera de Stark, una escena de vuelo, y una secuencia de persecución demostraron lo interesante y adictivo que podían llegar a ser estas mecánicas.

En un principio no acertamos demasiado en el entrenamiento. La IA de Stark Friday y los indicadores en pantalla nos intentaron ayudar a maniobrar como un pro, pero nos caímos por los precipicios de Malibú, California, tanto como Tony cuando atacaron su casa en Iron Man 3.

Este tutorial no fue nuestro mejor momento, ya que nos pasamos de zonas de aterrizaje y de los marcadores de carrera. Las herramientas estaban ahí para que sácaramos partido de ella, pero lo que necesitábamos usarlas para realmente aprender a utilizarlas bien. El sistema de Camouflaj hace muchas cosas de manera inteligente, y con 360 grados de movimiento y eventos en vuelo, la experiencia se queda lejos de resultar limitada. (Aunque si no tenéis un salón amplio, vuestros muebles corren peligro…)

Pero cuando llegamos a los cielos, finalmente comenzamos a dominar el cotarro, o algo así. Aún tenemos que mejorar a la hora de apuntar a un objetivo en movimiento, pero sí que aprendimos a ser conscientes de nuestro ángulo, tanto en persecuciones como en combate, para mantener la iniciativa.

Flying in the skies as Iron Man in Camouflaj's upcoming VR experience.

Esta epifanía llegó después de que nos quedáramos estacionarios en el aire tras haber alcanzado a unos cuantos drones de Stark que estaban reventando nuestra armadura. En lugar de tomar un acercamiento a la experiencia sobre raíles, tuvimos que ser creativos. Si un dron iba por encima de nosotros, podíamos subir las manos y disparar hacia arriba, mientras seguíamos en el sitio disparando. Si venía hacia nosotros, podíamos subir una de las manos para usar los repulsores e ir hacia un lado, o usar el puñetazo en el último momento.

No clavamos todos los movimientos, pero cuando aprendimos a maniobrar, comenzamos a disfrutar cada segundo de Marvel’s Iron Man VR, y nos habría encantado tener más tiempo que dedicarle. Al final de nuestra demo, ya sabíamos esquivar, volar y disparar de una forma que parece natural, poderosa y divertida.

Fighting a hacked Stark done in Marvel's Iron Man VR

Solo pudimos ver un poco de la historia de Iron Man VR – con un villano fantasmal que toma el control de jet de Stark y varios demonios del pasado de Tony. Aunque nos intriga lo metido que estará todo en el lore de Iron Man, lo que estamos deseando es volver a ponernos el traje de Iron Man en VR, para agudizar nuestras habilidades de combate.

El momento en que Marvel’s Iron Man VR nos hizo click, haciéndonos querer volver a jugarlo, fue cuando la máscara del traje se puso ante nosotros en su sitio, haciéndonos quedar en la oscuridad hasta que la interfaz apareció y nos vimos en pleno cielo. Nos recordó bastante a Batman: Arkham VR, y lo genial que fue el momento en la cueva, cuando nos ponemos la capucha.

Arkham VR tenía ciertas limitaciones en su gameplay, pero consiguió clavar la sensación de meternos en los zapatos, y máscara, de un héroe, y nuestra breve prueba de Iron Man VR nos hizo sentir algo parecido. Y esta vez con un robusto sistema de gameplay, por lo que estamos deseando volver a surcar los cielos y meternos en la piel de Tony Stark en el juego completo… Quizás en esa ocasión no nos choquemos con tantos muros como en esta…