ATENCIÓN: este artículo contiene spoilers del primer capítulo de la temporada 8 de Juego de Tronos.


Uno de los muchos momentos clave en el primer capítulo de la temporada 8 nos presenta a Jon Nieve y Daenery Targaryen tomándose un respiro de la acción de Invernalia, para llevar a los dragones de Dany a dar un paseo. Más allá de ser el momento con más efectos especiales y más emoción del episodio, este momento de monta de dragones permitió a la premiere aumentar el lazo que une a Jon y Dany, además de dejar entrever el inminente descubrimiento sobre su herencia familiar.

Los Shorunners David Benioff y D.B. Weiss han hablado de esta secuencia en el segmento “Inside the Episode” tras el episodio en sí. Benioff recordó a los espectadores, “nadie ha montado nunca en un dragón excepto Dany. Solo los Targaryens pueden montar dragones. Eso debería ser una señal para Jon. Jon no siempre ha sido el más rápido en darse cuenta de las cosas, pero acabará llegando hasta ahí.”

 

“Queríamos re-anclar su relación,” dijo Weiss. “Parecía importante que involucrara a los dragones ya que juega un papel muy importante.”

Benioff incluso sugirió que Dany “se enamora aún más” de Jon gracias a este momento compartido. Este hecho puede hacer que la ruptura inminente entre los dos sea aún más trágica. Dato curioso: la cascada es un lugar que Jon usaba para cazar cuando era niño, no un lugar aleatorio en el que decidieron aterrizar.

Un detalle interesante que no mencionan es que Jon monta en Rhaegal, el dragón con el nombre de su padre. ¿Es una coincidencia o es que Rhaegal ha sentido una unión especial con Jon? Basándonos en lo que Benioff y Weiss han dicho, los dragones parecen reconocer a Jon como un verdadero Targaryen, incluso aunque Dany no lo haga.

Si queréis saber más del episodio de Juego de Tronos os recomendamos echar un vistazo a las referencias de este primer capítulo al resto de la serie, o comprobar lo que creemos que puede ser la misteriosa arma que Gendry está forjando a Arya.