Kevin Smith, en el hospital tras un ataque al corazón

Kevin Smith, en el hospital tras un ataque al corazón

Kevin Smith nos ha dado un buen susto. Y probablemente, no queriendo. Resulta que el actor ha sufrido un infarto que, de haber esperado más tiempo a la hora de recurrir a los servicios de emergencia, podría haberle costado la vida.

Ahora está bien, pero él mismo es consciente del riesgo que ha tenido de morir. A continuación, os mostramos su publicación en Instagram y la traducción de la misma, realizada por el propio actor:

Estaba intentando que la actuación de esta noche fuese mortal, pero seguramente me he pasado de la raya. Después del primer show, empecé a sentir nauseas. Vomité un poco pero no se me pasaba. Luego empecé a sudar a chorros y sentía mi pecho muy pesado. Resulta que tuve un ataque al corazón. El doctor que ha salvado mi vida en el hospital Glendale me dijo que mi arteria descendiente anterior izquierda (también conocida como la widow-maker porque cuando se bloquea, te puedes despedir) se bloqueó por completo. Si no hubiera cancelado la segunda parte el doctor me ha dicho que habría muerto esta noche. De momento, sigo en pie. Pero he aprendido algo sobre mi mismo durante esta crisis: La muerte siempre ha sido lo que más miedo me ha dado en la vida. Cuando la hora llegase, nunca imaginé que moriría con dignidad. Siempre creí que moriría entre gritos, como mi padre (que murió por un ataque al corazón). Pero incluso cuando me operaban para arreglar la arteria, me invadía una sensación de calma. He tenido una gran vida, unos padres adorables que me han criado hasta hacerme convertirme en la persona que soy. He tenido una rara pero maravillosa carrera en toda clase de medios, amigos estupendos, la mejor mujer del mundo y una hija increíble que me convirtió en padre. Mirando al infinito me sentía relativamente contento. Sí, iba a echar de menos la vida que va a seguir después de que me vaya, y me jodía saber que no sería capaz de realizar el reboot de Jay y Bob el silencioso antes de morir. Pero en líneas generales, estaba bien con este final, si es que iba a ser así. He podido hacer muchas cosas guays, y he vivido muchas aventuras. No puedo quejarme por tener que pagar la cuenta al final. Pero los buenos amigos del Glendale tenían otros planes para mi y su experiencia a mi disposición. Unos completos desconocidos me han salvado la vida esta noche (también han colaborado mis amigos Jordan Monsanto y Emily Dawn llamando a la ambulancia). Esto forma parte de mi mitología, y seguro que me hará hacer cambios en mi estilo de vida (quizá sea hora de hacerme vegano). Pero la intención de este post es contaros que esta noche me he enfrentado a mi peor miedo.. y no ha sido tan malo como imaginaba. No quiero que mi vida se acabe pero si se acaba, no me puedo quejar. Ha sido un gran regalo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password