Shazam es la próxima película enmarcada en el universo cinematográfico de DC y, por tanto, contiene distintas conexiones y referencias a otros personajes ya conocidos de este universo cinematográfico. Por supuesto, lo que vamos a comentar a continuación podría considerarse SPOILER, por lo que si no has visto la película, o eres sensible a este tipo de destripes ligeros, os recomendamos que salgáis de este artículo, quizás yendo a nuestra crítica sin spoilers.

El caso es que durante toda la película vemos diferentes referencias a los héroes de DC: Superman, Batman, Flash, Aquaman… En forma de camisetas, pero también de referencias directas por parte de Freddy, que es todo un ‘friki’ de los superheroes. De hecho, tiene una réplica de un batarang en su habitación, y su tesoro más preciado es una bala que impactó contra Superman. No hay apariciones explícitas de estos héroes durante la mayor parte del metraje, aunque sí que aparecen otros héroes relacionados con Shazam, de los que hablamos aquí.

Sin embargo, al final de la película, en la última escena todo eso cambia. En ella vemos como Freddy se enfrenta a un nuevo día en el comedor de su instituto, y la gente le da de lado cuando se acerca a ellos, incluso levantándose de la mesa para no comer junto a él. Sin embargo, es entonces cuando aparecen sus hermanastros, y se sientan a la mesa, a pesar de que sus horarios de comida eran incompatibles. No contentos con eso, aparece Shazam para acompañarle en la comida, ante el estupor del alumnado… Y al sentarse dice que se ha traído ‘un amigo’.

Ese amigo no es otro que Superman, aunque solo vemos su icónico traje, sin que se vea su cabeza, por lo que este es un cameo en toda regla. Seguramente esto era lo que Warner quería que Henry Cavill grabara, y desencadenó la cascada de suposiciones sobre la salida del actor del Universo DC y del personaje.

En la segunda escena post-créditos vemos a Freddy y Shazam tratando de descubrir más poderes del héroe, intentando controlar mentalmente a un puñado de peces, llegando incluso a cuestionar la utilidad de ese poder. Se trata de una referencia clara a Aquaman, que demuestra el sentido del humor y la autocrítica que ahora reina en las producciones del universo DC.