Esta semana hemos tenido dos noticias que, puestas una junto a la otra, sirven como argumento para abrir un debate sobre los juegos como servicio, la exigencia de los jugadores actuales y las condiciones laborales en el desarrollo de videojuegos.

The Next Apex Legends Character Has Potentially Leaked

Primero nos llegaban varios informes que señalaban que el interés por Apex Legends ha descendido considerablemente desde su estreno el pasado mes de febrero. Un paseo breve por las redes sociales del juego y los principales foros del medio desvelan que esta falta de interés surge de un desafortunado pase de batalla y un bajo ritmo de actualizaciones.

Poco después un reportaje de Polygon desvelaba que algunos trabajadores de Epic Games han denunciado una situación de estrés insostenible propiciada por jornadas de 70 a 100 horas semanales, necesarias según el estudio para mantener la exigencia de un juego tan popular como Fortnite.

Y llegamos a unas declaraciones de Vince Zampella, CEO de Respawn Entertainment, en las que asegura que el estudio seguirá manteniendo sus planes de lanzar actualizaciones para Apex Legends poco a poco para no sobrecargar a los empleados con demasiado trabajo.

Con estos datos se presenta un interesante debate sobre dónde está el equilibrio entre mantener tu juego fresco para mantener el interés de la comunidad y seguir siendo un estudio rentable y no explotar laboralmente a tus trabajadores para atender las abrumadoras exigencias del AAA moderno. El debate debería acabar al entender que nada está por encima de la salud de los empleados y los derechos laborales, pero sabemos que la cosa no es tan sencilla. Tener una fortuna y contratar a cientos de empleados no es una solución, como han demostrado diversos casos de crunch severo en algunos de los estudios más grandes del medio. Sindicarse no va a ser la solución a estos problemas, pero sin duda está siendo el primer paso necesario para comenzar a hablar de ellos.

Fuente.