En un periodo en el que los principales lanzamientos de gran presupuesto nos obligan a liberar entre 80 y 100 GB de espacio en los discos duros de nuestras plataformas es gratificamente ver que un estreno tan esperado como Sekiro: Shadows Die Twice no llega ni a los 13 GB.

 

En la ficha técnica del juego en la tienda de Microsoft se ha añadido el peso de la versión de Xbox One y es ahí donde comprobamos que se queda en unos sorprendentes 12,58 GB.

Curiosamente lo que debería haber sido motivo de alegría no ha tardado en atraer pesimismo. Algunos jugadores temen ahora que lo nuevo de FromSoftware no cuente con todo el contenido que les gustaría y prevén que será una experiencia más breve que otras como cualquiera entrega de la trilogía Dark Souls o Bloodborne.

Sobre si Sekiro: Shadows Die Twice ofrece lo que se espera de él no sabremos nada hasta que se ponga a la venta, pero desde luego el tamaño del archivo no es un argumento muy sólido a la hora de juzgar esto de forma prematura. Saldremos de dudas el 22 de marzo.

Por suerte hay muchas otras cosas que sí te podemos contar en nuestras últimas impresiones.