Antes de empezar a contarte varios de los muchos detalles que nos han encantado de Umbrella Academy, una pequeña advertencia: Aunque en el siguiente texto evitamos contarte ninguna parte importante de la trama, es indispensable hacer referencia a algunos detalles que quizá prefieras descubrir por ti mismo. Si eres de aquellos que quieren ser sorprendidos, es posible que prefieras leer este texto una vez hayas visto al menos los cinco primeros episodios.

A pesar de compartir nombre con cierta compañía ficticia de productos químicos que está en boca de todos estos días por haber provocado una de las peores epidemias de todos los tiempos, la serie no tiene nada que ver con los zombis ni con los videojuegos, o al menos no directamente. Una de las frustraciones de la vida moderna es perder el tiempo viendo cinco o seis episodios de una serie que con su temporada pasando el ecuador no nos ha aportado nada. El tiempo, sobre todo en nuestros días, es un bien escaso, y la oferta es tan ingente que perderlo en un producto que no nos interesa nos acaba provocando una mala sensación. Por eso nosotros te vamos a dar unas razones para que te decidas a ver -o no- The Umbrella Academy.

Basada en un cómic ganador del Eisner

Que una serie sea una adaptación directa de un cómic ya te asegura unos cuantos seguidores de base que habrán leído la obra original, pero si además esa obra ha sido galardonada con el prestigioso premio Eisner, la ventaja es importante. La suite del apocalipsis es el primer cómic aparecido en la serie y en 2008 fue galardonada con dicho premio en la categoría de mejor serie limitada, una contundente prueba de su calidad.

Su banda sonora

Una de las curiosidades de la serie es que el guionista del cómic original, Gerard Way, fue líder y vocalista de My Chemical Romance, una banda que gozó de bastante éxito y algunos premios a principios de este siglo, con un estilo musical que bebe del rock y el punk y un sonido que recuerda a Offspring o Green Day. Por eso no extraña que la banda sonora de la serie cuente con una lista de canciones entre la que podemos encontrar joyas como Welcome to the Black Parade, de ese mismo grupo entre muchas otras, incluyendo éxitos de Misfits, Sex Pistols, Rancid, Dead Kennedys o Black Religion.

Cuando Misfits conoció a X-Men

Adolescentes con problemas de adaptación y unos poderes que escapan a lo natural. Algo que ya hemos visto en algunos productos de éxito como Misfits o X-Men, y The Umbrella Academy recuerda mucho a estos dos. Un grupo de jóvenes liderados por un señor paternal y carismático, que aunque en esta ocasión luce melena y es capaz de andar, los tiene bajo su tutela en una gran mansión. Pero los chicos no son tan buenos como Cíclope, y sus problemas de adaptación social recuerda en muchas ocasiones a Misfits. Y por si esto fuera poco, ambas series cuentan con el protagonismo de Robert Sheehan, un actor al que parece que el papel de inadaptado con superpoderes le encaja perfectamente. El enlace directo con X-Men lo pone Ellen Page, que ya interpretó a Kitty Pride en una par de películas de los discípulos de Charles Xavier.

Conocer a sus personajes

A pesar de ser una serie de superhéroes, no es apta para los más jóvenes de la casa. De hecho, más que tratarse de una serie de superhéroes al uso, nos cuenta los problemas vitales de siete jóvenes adultos que ni se llevan especialmente bien entre ellos ni terminan de encajar en una sociedad a la que se ven obligados a proteger. La serie comienza con la muerte de su progenitor, algo que vuelve a reunir al grupo después de unos cuantos años en los que sus diferencias personales les han hecho tomar caminos diferentes. Este punto de partida sirve como excusa para conocer las rivalidades particulares que surgen entre ellos y para ir conociendo poco a poco la personalidad de unos personajes nada planos.

El toque fantástico

Es cierto que una serie protagonizada por jóvenes adultos con superpoderes no debe sorprender con sus toques de ciencia ficción, puesto que es la base misma de su existencia, pero el hecho de estar ambientada en un mundo contemporáneo al nuestro perfectamente reflejado, y que sus personajes ni llevan trajes estrafalarios ni abusan de su poder, nos deja la sensación de que todo encaja. Por eso bien sea con la aparición de un agujero espacio-temporal o de personajes no humanos, esos bocados de fantasía que nos asaltan de vez en cuando son un motivo constante para que pensemos en cuál será la próxima sorpresa.

Su elenco de actores

Con una mezcla estupenda de veteranía y frescura, el plantel de actores de The Umbrella Academy encaja perfectamente con los personajes que nos quiere enseñar. Desde los ya nombrados Robert Sheehan (Misfits) o Ellen Page (Juno) a la madura candidez de Aidan Gallagher (Modern Family) o la seriedad de Tom Hopper (Juego de Tronos) cada actor se pone el traje de su personaje para hacernos ver la importancia de una buena elección de casting si quieres que una serie triunfe.

Un argumento que varía

No es que salvar el mundo se un argumento precisamente novedoso, pero la forma en que The Umbrella Academy lo presenta, con un grupo de jóvenes a quienes nadie ha preguntado si quieren hacerlo como principales baluartes para la supervivencia de la raza humana, es algo que no está tan trillado. Además, los cambios constantes en la trama y los giros de guión que no vamos a desvelar hacen que nuestra atención no decaiga en ningún momento y nos mantendrá enganchados a la academia durante toda esta temporada.


The Umbrella Academy es una serie que va a dar lo que promete tanto a los amantes de los cómics como a quienes gustan del cine fantástico. Con pasajes que recuerdan a Misfits, X-men o Doctor Who, estamos ante un producto de calidad con referencias de esas que nos encantan. La portada de un cómic, un plano de una cafetería que recuerda al famoso cuadro de Edward Hopper, o la clásica cámara cenital durante un sepelio con lluvia. Todo aliñado con una ambientación oscura y adulta en la que la aportación de innegable calidad del grupo de actores acaba de compactar un producto que puede ser una de las sensaciones de la temporada.