Aunque dábamos por hecho que Wonder Woman 1984 sería una secuela de la película original por repetir actriz protagonista, directora y por ambientarse después de aquel estreno de 2017, lo cierto es que no será así.

 

El productor Charles Roven (Wonder Woman, La liga de la justicia, Batman v Superman y El caballero oscuro) ha querido dejar claro que no estamos ante una secuela como tal, sino más bien ante una historia independiente como sucede en las películas de James Bond.

Roven ha querido dejar claro que la directora, Patty Jenkins, no quiere ni oír hablar de la palabra secuela. “Ella ha determinado que esta película debe ser la próxima iteración de Wonder Woman, pero no una secuela“. contaba a Vulture. “Y definitivamente cumple lo que promete. Es un marco temporal completamente distinto y tendréis la sensación de que Diana/Wonder Woman ha estado ocupada en los años que han pasado. Pero es una historia totalmente distinta la que estamos contando. Incluso teniendo en cuenta que contará con las mismas cosas emocionales, mucho humor y acción“.

Parece que en DC y Warner Bros. están dando libertad absoluta a sus creativos para que den forma al Universo DC en cines de la manera que vean más óptima, sin tener demasiado en cuenta la continuidad entre sus películas.